El Camino de Santiago: 8 Consejos prácticos – Clasitrip

Si tienes pensado realizar el Camino de Santiago caminando por favor sigue estos consejos prácticos. Con la llegada del buen tiempo, muchas personas planifican el viaje a Santiago de Compostela sin pensar en los avatares del camino.

  1. La Salud. Efectivamente, lo primero es la salud de los peregrinos. Para ello sirvan algunas recomendaciones prácticas para preservar la salud ante todo. Existen riesgos que hay que evitar en lo posible cuando emprendemos rumbo el camino caminando. Algunas recomendaciones son:
    1. Lleva contigo un “mínimo” botiquín de primeros auxilios, cuando digo botiquín me refiero a Compee (por si aparecen ampollas), tiritas, ibuprofeno/paracetamol, y quizás un pequeño rollo de vendaje. A lo largo del camino hay farmacias, dispensarios, centros de salud, y siempre nos quedará la opción de llamar al servicio de urgencias 061. Pregunta en la farmacia que seguro te sabrán ayudar.
  2. Ropa apropiada. Ropa y calzado apropiado es fundamental para una buena experiencia a lo largo del camino. Dependiendo de la época del año: unas buenas botas o zapatillas siempre es recomendable, calcetines sin costura, pantalones corto o largo según la temporada, abrigo, chubasquero (muy importante), gorra o sombrero, y por último (aun cuando no mucha) ropa interior. En los hostales, albergues y hoteles suele haber toallas y otros enseres. No obstante una pequeña toalla de mano es recomendable.  Nota dependiendo de la época del año, un abrigo es recomendable para aquellas etapas con puerto de montaña, ya que aun cuando sea verano, el fresco de la mañana suele pegar fuerte, y no queremos precisamente enfermarnos durante la etapa.
  3. Teléfono móvil y cargador. Un teléfono móvil con su respectivo cargado es importante, recordar que la electricidad es de 110 voltios, por lo que no son de España deben venir preparado para ello. Cada noche poner a cargar la batería del móvil, para que por la mañana al comenzar la nueva etapa, el teléfono tenga suficiente batería para aguantar la jornada que tienes por delante. No solo para documentar con fotos y vídeos el camino, sino también en caso de cualquier eventualidad el teléfono puede ser de valiosa ayuda. Así que no olvides el teléfono móvil y el cargado.
  4. Planificar el camino. Antes de salir es altamente recomendable una buen planificación del camino, aun cuando a lo largo del camino puedas optar por cambiar, es aconsejable reservar hotel u hostal, saber que etapas piensa caminar cada día en el camino, qué monumentos o atracciones hay por las ciudades que visitas, y en general una buena planificación de las etapas que pretendes realizar siempre es un consejo valioso. Intenta planificar pueblos o ciudades en donde pernotarás y has las reservas oportunas.
  5. Dinero en efectivo y tarjeta. A lo largo del camino, los establecimientos que visites por regla general aceptan las principales tarjetas de débito o crédito. Siempre es bueno llevar un dinero efectivo para gastos menores que suelen surgir en el camino, un café un botellín de cerveza, un refresco, etc.
  6. Cuida el peso del equipaje. Uno de los errores más comunes en los peregrinos primerizos (hay quienes realizan el camino muchas veces) es preparar un equipaje altamente pesado. Llevando prácticamente de todo, que en muchos casos queda sin utilizar con la consiguiente molesta. Pensar que el equipaje que armemos tendrá que ser llevados por nosotros mismos. Por lo que el peso suele ser un factor que con los días se transforma en un elemento a pensar mucho. Por lo que el mejor consejo a dar en este caso es llevar solo lo necesario para emprender el camino y ser un peregrino de bien
  7. Tener un Plan B. El camino puede depararnos alternativas no deseadas o previstas. Una lesión, cansancio, fatiga, una enfermedad, en fin, puede que o cualquier eventualidad puede hacernos activar un Plan B. Por ejemplo, abandonar el camino, vi peregrinos con fuertes dolores de estómago y diarrea, por lo que tuvieron que abandonar el camino, otros debido a lesiones y cansancio optaron por “saltar” etapas utilizando el transporte público, y en general, puedes, como decíamos, encontrarte con situaciones no previstas. Por ejemplo, recuerdo un peregrino con fuertes dolores de espalda debido al peso de su mochila, por lo que tuvo que optar por contratar el servicio de transporte de su equipaje entre etapas. En general, debemos estar alertas y pensar eventualmente algo podrá salir mal, por lo que debemos estar mentalizado(a) por optar a ese denominado Plan B.
  8. Credencial o Pasaporte del peregrino. Es el documento que te acompañará a lo largo del camino, y deberás presentar al llegar a Santiago de Compostela para que te entreguen la anhelada Compostelana. Puedes conseguirlo en iglesias, Asociaciones de Amigos del Camino, Parroquias en el Camino, Albergues públicos y/o En agencias del Camino. Por favor que se te olvide que te lo sellen en los diferentes pueblos, ciudades y/o monumentos a lo largo del camino. Puedes visitar la Oficina del Peregrino.

Por favor sigue siempre las indicaciones del Camino. Flecha amarilla y símbolo de la vieira

En resumen, son consejos útiles que queremos compartir contigo, y por favor, permítenos un último consejo:

¡Buena Camino! El camino a Santiago de Compostela es una de esas experiencias que no se olvidan en la vida. Existen distintas razones o motivos porque emprender el peregrinaje a Santiago. A lo largo del camino irás conociendo personas de todas partes del mundo, tendrás la oportunidad de conocer pueblos y costumbres inolvidables, comer excelentes platillos, y en general, enriquecer el alma, el espíritu y la mente con una rica experiencia.

Desde ya te invitamos a que compartas con los lectores tus consejos prácticos o anécdotas, que de seguro serán de valor a miles de personas que están por iniciar el camino a la bella ciudad de Santiago de Compostela. No te olvides de decir a lo largo del camino:

¡Buen Camino!

Deja un comentario